CAMPAÑA DE VACUNACIÓN
    CONTRA LA LEISHMANIOSIS



¿Qué es la Leishmaniosis Canina o la enfermedad del mosquito?

Hay dos enfermedades importantes que se transmiten a través de la picadura de un mosquito: la filariosis, o gusano del corazón y la leishmaniosis canina.

La leishmaniosis es una enfermedad grave, incluso mortal para tu perro y muy frecuente en España. Ahora tiene prevención mediante la vacunación.

Está causada por un parásito microscópico denominado Leishmania que se encuentra en la sangre. Así, cuando un mosquito pica a un animal infectado, extrae sangre con el parásito de dicho animal y este mosquito se vuelve infectante para otro perro.

Los síntomas de la enfermedad varían según el animal y la forma de presentación:
- Leishmania cutánea: El primer síntoma clínico más habitual es la pérdida de pelo, sobre todo alrededor de los ojos, orejas y nariz. Según la enfermedad va avanzando, el perro pierde peso, aunque no pierde el apetito. Son habituales las heridas en la piel, especialmente en la cabeza y en las patas, en las áreas donde el perro está en contacto con el suelo al tumbarse o sentarse.
- Leishmania visceral: Puede darse junto con la forma cutánea o sin manifestaciones clínicas en la piel. La forma visceral es aún más peligrosa que la cutánea, ya que no muestra signos externos de enfermedad y el parásito daña órganos tan importantes como riñón o hígado, poniendo en peligro su vida. Estos perros suelen ser tendentes a hemorragias y frecuentemente padecen una anemia que llega a ser mortal.

Al ser una enfermedad transmitida por mosquitos (flebotomos), los perros son mucho más susceptibles al contagio durante los meses más cálidos, sin embargo, en el sur de España el riesgo permanece prácticamente durante todo el año. Si su perro vive en el campo o duerme al exterior, así como si frecuenta parques en los que hay lagos y zonas húmedas, tiene mayor riesgo de contagio, ya que está más tiempo expuesto a los mosquitos.

Tratamiento de la leishmaniosis.
Si sospecha que su perro puede tener leishmaniosis, llévelo lo antes posible a su clínica veterinaria. Allí le harán las pruebas necesarias para diagnosticar la enfermedad. Recuerde que cuanto antes se diagnostique menos se dañarán sus órganos internos y su perro tendrá más posibilidades de hacer una vida normal con su tratamiento.

Una vez contraída la enfermedad se puede tratar, pero no curar. El tratamiento de la leishmaniosis elimina un alto porcentaje de parásitos sanguíneos, con lo que desaparecen los síntomas clínicos de la enfermedad, pero no los elimina completamente y no impedirá que su perro tenga una recaída posterior. Para controlar las recaídas, el perro será sometido a analíticas anuales de títulos de anticuerpos frente a leihsmania.

En ocasiones hay recaídas frecuentes de la enfermedad y el perro tiene que ser de nuevo sometido a tratamiento.

El tratamiento médico de la leishmaniosis dura unos 6 meses. Los fármacos utilizados son compuestos antimoniales que se aplican mediante inyección o la miltefosina que se administra vía oral. Algunos veterinarios también recetan alopurinol por vía oral. Son medicamentos caros.

¿Cuál es la posibilidad de recaída? Muy variable y difícil de cuantificar. Dependerá de la calidad de vida del perro, de posibles reinfecciones por otros flebotomos, del control veterinario que se practique, etc.

Pero debes tener en cuenta... Cuanto antes se diagnostica la enfermedad mejor se puede controlar.