UNA MASCOTA EN CASA.
LA ELECCIÓN DEL CACHORRO.

Si hemos tomado la decisión de compartir nuestra vida con un animal, lo primero que debemos de tener en cuenta es el tiempo que podemos dedicarle a su cuidado, educación, alimentación y paseos.

Debemos plantearnos que un perro, deberá de salir al menos 2 ó 3 veces al día y dedicarle, sobre todo al principio, un tiempo para educación, juegos y ejercicio.

Si no disponemos del tiempo necesario quizás sería más conveniente adquirir un gato. Ellos no necesitan paseos diarios y solo tendremos que cuidar de su comida, tiempo de juego y que su bandeja de arena esté limpia de heces y orina. El tiempo y lugar de juego con los gatos lo podemos realizar en casa.


Perros.

  Si hemos decidido tener un perro, tenemos que informarnos previamente de la raza que vamos a tener. Hay razas que necesitan más ejercicio diario para que no haya problemas en su desarrollo psicológico y consecuentemente en la convivencia con sus propietarios. A diferencia de lo que podamos pensar, un perro de pelo largo que necesite ir a la peluquería para cortarlo (Yorkshire, Bichón maltés, Caniche, perro de aguas, etc.) son perros que no sueltan mucho pelo. Los perros de pelo corto o pelo largo que no suelen pelarse (Bodeguero, Carlino, Labrador, Golden retriever, Border Collie, etc.) son perros que habitualmente mudan el pelo.
  De esto tu veterinario podrá informarte y aconsejarte de la mejor forma posible, conforme a tus necesidades.

Si vamos a adoptar un perro de una protectora, su cuidador te informará del carácter del animal para que después no haya sorpresas en casa. En muchas ocasiones, un perro de edad adulta necesita mucho menos cuidados que un cachorro. La mayoría de las veces, son más respetuosos, agradecidos, se adaptan mejor, han pasado ya la etapa de mordisquear objetos y suelen estar educados para defecar y orinar en la calle. Si estamos pensando en un perro de compañía para una persona mayor, sin duda ésta es la mejor opción.



Gatos.

  Los gatos llevan menos tiempo con nosotros en la historia como animales de compañía, por lo que hay comportamientos de los que nos beneficiamos (como defecar y orinar en la tierra) y comportamientos en los que son completamente incomprendidos. ¡¡También necesitan su momento de juego!!
  Su carácter es difícil de educar, por lo que es aún más importante hacer una buena elección del animal. En un gato de edad adulta o adulto-joven podemos conocer su carácter (a diferencia de un cachorro).

Cuando un gato que nunca ha mostrado agresividad tiene algún episodio agresivo, acuda cuanto antes a su veterinario porque él podrá buscar la causa y ayudarle a solucionar un problema del que posiblemente no sea consciente. Esta reacción posiblemente sea consecuencia de un animal tremendamente asustado.

En gatos hay enfermedades muy importantes que son transmitidas por su madre durante la gestación o lactación. Su veterinario podrá informarle si su mascota se encuentra en buen estado de salud o necesita cuidados especiales.